Los retrocesos ambientales de la 4 T