Una dictadura sin oposición. El automóvil