Bhopal, treinta años después