¿Un amparo más? La lucha contra Laguna Verde