Toda catástrofe ecológica es una catástrofe económica