Metlac, el último tren de la belleza